Menu

Bronceado

Otro sistema de bronceado, sin arriesgar la piel RECOMENDAMOS:

mujer

Acelerador de Bronceado

Sobre un bronceado perfecto y sano

¿Qué es el bronceado?

El bronceado es la respuesta de la piel a las radiaciones solares, caracterizada por un oscurecimiento natural debido al aumento de la melanina. Es en realidad un mecanismo de autodefensa contra la agresión solar.

¿Qué es la melanina?

Es el pigmento natural encontrado en la piel, cabello, iris, que ayuda a la protección frente al sol.

En la piel  la melanina es responsable del color moreno. Su producción aumenta de forma natural con la exposición al sol para proteger el cuerpo del exceso de radiación (impide que las radiaciones solares más perjudiciales penetren en la  piel). Son los rayos ultravioleta: UVA y UVB, los que estimulan  la producción del pigmento en los melanocitos (células especiales de la epidermis).

¿Cómo nos broncea el sol?

Del espectro invisible de la luz solar (infrarrojos y ultravioletas) son los ultravioletas los que tienen un importante efecto biológico en los humanos.

Los rayos UVA provocan una directa y rápida pigmentación de la piel pocos minutos después de la exposición solar, que se debe al oscurecimiento de los gránulos de melanina ya existentes. Penetran hasta los niveles profundos de la dermis y son responsables del envejecimiento de la piel,  aumentan la posibilidad de aparición del cáncer de piel y el melanoma maligno.

El bronceado duradero es un proceso más lento que se debe a los UVB. Estos estimulan la producción de melanina, en exceso producen inflamación e incluso quemaduras (son responsables del eritema solar).

Los UVC son rayos muy peligrosos que no provocan bronceado sino un fuerte efecto calórico.  Son retenidos por la capa de ozono, por tanto la disminución de la misma es muy peligrosa para la salud humana.

Todos los rayos ultravioletas pueden alterar la información genética generando canceres de piel. Por tanto se impone tomar el sol con mucha moderación.

¿Me puede perjudicar el sol?

Una piel bronceada no siempre significa una piel saludable. El abuso del sol puede provocar trastornos inmediatos o más tardíos.

Estos efectos indeseados dependen, entre otras cosas, de la cantidad y tipo de radiación ultravioleta recibida, la duración y la frecuencia de la exposición y la sensibilidad de la piel (fototipo).

Los efectos del sol son cumulativos, por tanto peligrosos. Los principales riesgos de tomar el sol sin precauciones son:

  • quemaduras solares
  • manchas en la piel (léntigo solar)
  • envejecimiento acelerado de la piel con deshidratación y arrugas
  • piel sensible y delicada
  • aumento de la incidencia de cáncer de piel
  • lesiones oculares

¿En definitiva es arriesgado tomar el sol?

No, en absoluto, siempre que la exposición será moderada. El sol es imprescindible para la vida y tomado con precaución es benéfico para el organismo. Los baños del sol moderados son estimulantes,  producen bienestar general y ayudan mantener la salud.

Aquí te damos unas cuantas razones para que si lo tomes, pero sin abuso:

  • mejora algunas enfermedades de la piel
  • tiene efecto estimulante sobre la producción de neurotransmisores (facilitan la actividad neuronal) responsables del estado anímico; mejora los estados depresivos; levanta el ánimo y la autoestima
  • refuerza el sistema inmunológico
  • mejora las enfermedades reumáticas
  • estimula la síntesis de vitamina D y con esto ayuda a fijar el calcio en los huesos (previene el raquitismo y la osteoporosis)
¿Sabes disfrutar del sol sin riesgos?

"Me gusta estar siempre morena ¿Qué tal los rayos UVA de cabina y los autobronceadores?"

El deseo de conseguir un bronceado rápido hace que a veces se utilicen rayos UVA de cabina ó autobronceadores. El modo de acción y tipo de pigmentación producidas son totalmente diferentes.

Desde un punto de vista médico, el empleo de lámparas de rayos UVA está totalmente desaconsejado para el gran publico y más con propósito de aumentar el bronceado; exceptuando algunos problemas dermatológicos específicos (vitíligo, psoriasis, ciertos eczemas) que se pueden beneficiar de este tipo de tratamiento bajo prescripción médica y control de profesionales cualifica.

Recordar siempre antes de utilizar estos tipos de cabinas, que los rayos UVA emitidos pueden provocar quemaduras como las del sol, envejecimiento acelerado de la piel y un aumento del riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Los autobronceadores son sólo productos que tiñen la piel, sin relación alguna con la melanina. Por tanto el color moreno que se consigue con los autobronceadores NO protege de la radiación solar ya que no se produce un aumento de la melanina. El “bronceado” en este caso se debe a la reacción del autobronceador con ciertas proteínas de la piel tiñéndolas.

¿El sol nos quemará menos la piel si cuidamos nuestra alimentación?

Sí, es cierto. La alimentación rica en antioxidantes-vitaminas C, E, A-betacarotenos, aceites esenciales como los omega 6 y ciertos minerales, nos protege activando desde dentro las defensas de la piel, previenen las quemaduras y el envejecimiento prematuro, aumentan la tolerancia al sol, favorecen  y prolongan el bronceado.

Prepara tu cuerpo para tomar el sol unas semanas antes comiendo alimentos ricos en antioxidantes como la vitamina C (toda clase de fruta y verdura fresca), la vitamina E (frutos secos y germen de trigo), la vitamina A y carotenos (zanahorias, pimientos rojos, tomates y toda clase de verdura de hoja verde, el aceites omega 6 (complementos con aceite de onagra ó de borraja) y por último, aunque no menos importante, minerales.

¿Puede interferir de algún modo la medicación que estoy tomando?

Es verdad que hay medicamentos que provocan fotosensibilidad (los anticonceptivos, las preparaciones a base de Hipérico, hormonales, ciertos antibióticos, quimioterapia anticancerosa, etc.) y riesgo de hiperpigmentaciones (manchas oscuras en la piel). En todos estos casos se impone el uso de un protector solar extrema.

Ciertos alimentos (los mariscos) ó perfumes empleados en cosméticos pueden causar irritación de la piel al exponerse al sol. Evítalos si quieres tomar el sol sin riesgos.

¿Es conveniente usar cremas protectoras para el sol?

No solo que es conveniente sino que es una necesidad.  En ausencia de protección adecuada, la radiación solar tiene efectos sumamente nocivos para la piel.

Hoy en día se han desarrollado cosméticos muy efectivos para  la protección solar, que protegen contra la luz ultravioleta A (UVA) y B (UVB).Los filtros solares de estos productos ayudan a prevenir las quemaduras del sol y reducen los efectos perjudiciales ya mencionados.

No olvides que aun estando morena la radiación ultravioleta UVA es capaz de penetrar en profundidad de tu piel provocando daños irreversibles (arrugas, sequedad, envejecimiento, incluso cáncer). Por tanto es necesario aplicar protección solar incluso con la piel bronceada.

¿Qué tipos de filtros solares hay?

Existen filtros solares físicos y químicos, dependiendo del modo de acción:

filtros físicos: hacen de filtro protector contra la radiación solar (rayos ultravioleta,  infrarrojos y luz visible), reflejando la luz y creando una pantalla impermeable en las zonas de piel donde se ha utilizado. Habitualmente se utilizan el óxido de zinc, el dióxido de titanio y la mica. Se recomiendan especialmente para las personas con piel sensible y en niños.

filtros químicos: dejan pasar la radiación solar ultravioleta a través de la piel, la absorben y transforman la longitud de onda dañina en otra totalmente inofensiva para la piel. Algunos de los utilizados son el ácido para-amino benzoico, el ácido sulfónico, el alcanfor, la benzofenona y el dibenzoilmetano.

Los protectores solares suelen tener una combinación de los dos tipos de filtros solares.

¿Qué tipos de piel hay?

La clasificación Fitzpatrick se hace, según la intensidad de la respuesta al sol, en 6 fototipos que detallamos a continuación:

fototipo 1: pelirrojos de piel muy clara (casi albina) con muchas pecas; piel sensible con reacción alérgica al sol y eritema intenso, que siempre se quema y nunca se broncean (presentan gran descamación con el sol).

fototipo 2: rubios de ojos claros y piel también clara, con pecas; la piel es sensible y reacciona al sol con eritema y descamación, pero menos intensas que los de fototipo 1.Se broncean, aunque poco.

fototipo 3: rubios o castaños de piel blanca y ojos castaños, con sensibilidad moderada ( primero se enrojecen y después se broncean de un tono claro.

fototipo 4: cabello castaño, ojos oscuros y piel mediterránea poco sensible; se broncean rápidamente con un tono intenso.

fototipo 5: cabello oscuro, ojos y piel oscura y muy poco sensible al sol (indúes, indios americanos), nunca se ueman y el bronce es muy oscuro.

fototipo 6: de pelo y piel negra, bronce negro y muy fácil, sin eritemas(raza negra). 

¿Cómo elijo el protector solar adecuado?

A la hora de elegir un filtro solar tienes que saber que el factor de protección solar  FPS nos indica el tiempo que podemos exponernos al sol con esta protección sin riesgo de quemaduras.

Independientemente de tu preferencia (barra, crema, loción, gel) el consejo es de optar por una protección alta, con un factor de protección solar (FPS) superior a 30, especialmente en la cara. Cuanto más alto es el FPS, más te protege contra el sol.

Los FPS varían entre: bajos (2-4-6), medios (8-10-12), altos (15-20-25), muy altos (30-40-50) y ultra (+50).

Elige la protección según tu tipo de piel!

Comienza en los primeros días de exposición, con la más alta y después cuando la piel está ya más morena, con la más baja. Aquí está una tabla orientativa:

Fototipo 1 y 2: necesitan una protección elevada  eligiendo según el caso entre 30-25-20
Fototipo 3 y 4: una protección generalmente media eligiendo según el caso entre 15-12-10-8
Fototipo 5: una protección baja 6-4 pero puede necesitar más
Fototipo 6: no necesita en general

Algunos consejos para tomar el sol sin riesgos:

  • Utiliza protección solar. Elige el protector adecuado con tu fototipo. Dosifica los baños solares de forma progresiva.
  • El menor filtro corporal aconsejado para ir a la playa es FPS 15; en la cara elige siempre un FPS ultra-alto, aunque la diferencia entre un factor 15 y uno 90 es de solo 10%.
  • El fotoprotector se debe de aplicar de una manera generosa, antes de salir de casa ó de ir a la playa, como mínimo 30 minutos antes de exponerse al sol.
  • Aplicarlo sobre la piel seca en capa uniforme, sin dejar zonas sin cubrir. Volver aplicarlo cada 2 horas bajo el sol y cada vez que salgas del baño.
  • Secar la piel al salir del agua porque la piel mojada es más permeable a los rayos ultravioleta, y además las gotas de agua puede actuar como una lupa y producir quemaduras ó manchar la piel.
  • Evitar el sol del mediodía, entre las 11 y las 16 horas, cuando la radiación ultravioleta es más intensa. Utilizar protección solar aunque esté nublado porque los rayos atraviesan las nubes
  • Beber agua ó líquidos sin alcohol en abundancia para mantener una buena hidratación.
  • Si vas a pasar mucho tiempo bajo el sol utiliza sombrero y ropa protectora de color clarito. No olvides las gafas de sol.
  • Si tomas algún medicamento asegúrate que no es fotosensibilizante. Evita los perfumes, las colonias, las cremas perfumadas que podrían sensibilizar la piel frente al sol provocando manchas, irritaciones ó alergias.
  • Evita completamente el sol si tienes quemaduras ó insolación. Consulta con tu médico por cualquier alteración de tu piel: quemaduras, irritaciones, manchas, cambios en el aspecto de algún lunar.
  • Utiliza Olga Florea Acelerador de bronceado  para conseguir un bronceado uniforme y duradero con una exposición solar mínima (no más de 1 hora al día, fuera del mediodía para evitar quemaduras).
Productos Olga Florea aconsejados

Ya no es necesario tomar el sol durante horas, ni siquiera esperar a las vacaciones para lucir un hermoso color tostado. Con Olga Florea  Acelerador de bronceado  tu deseo de conseguir un bronceado rápido, con una exposición al sol mínima, será realidad.

ESTA VEZ PRUEBA UN BRONCEADO DIFERENTE SIN DEJARTE LA PIEL