H&M ofrece la rentabilidad por dividendo más alta del sector, sobrepasando el 5%.
Inditex, se erige como el valor más sólido y el que mejor resiste a las caídas.

El conflicto entre Rusia y Ucrania ha dejado de acaparar las portadas de los medios de comunicación -pese a que la guerra continúa activa-, pero sus consecuencias siguen latiendo entre los escollos a los que se enfrenta el sector retail en el ejercicio.

No solo la galopante inflación está haciendo mella en esta industria, sino que también está sufriendo en gran medida los desorbitantes precios de la energía, el cierre de su mercado en Rusia y un menor consumo textil por parte de la población.

Y es que parece que la calma no logra asentarse entre las cotizadas del sector. La aparición del Covid-19 en 2020 supuso un duro golpe y la industria llegó a desplomarse hasta un 31% desde los máximos anuales. Logró recuperar este valor perdido en 2021 e, incluso, marcó máximos históricos a mediados del ejercicio. Ahora, la volatilidad vuelve a tomar las riendas y el sector se postula, por el momento, como el más bajista de 2022 en el continente europeo, con pérdidas que se acercan hasta el 30%, su mayor pérdida de valor en su historia bursátil.

Pero, toda situación, por mala que pueda parecer, entraña una cara amable. Así, en este mar embravecido, asoman oportunidades de inversión. Ejemplo de ello son las atractivas rentabilidades por dividendo que han dejado las caídas experimentadas a lo largo de este año, sufridas por todas las firmas textiles -ceden desde el 30% hasta superar el 60%-. La multinacional sueca H&M -agrupa marcas como H&M, COS o Weekday, entre otras- rebasa incluso el 5% de rentabilidad estimada por el mercado para este ejercicio. Con su 5,4% de rentabilidad por dividendo lidera la remuneración en el sector y mejora casi un punto porcentual con respecto a lo que el consenso de analistas que recoge FactSet preveía a principios de 2022.

La pérdida de valor que la firma sueca sufre en este ejercicio alcanza ya al 30%. Su cotización llegó a situarse este año en niveles de mayo del 2020, al cotizar en los 118,68 euros que supusieron mínimos anuales. Desde entonces, rebota sobre un 7% y el mercado aún cree que su acción presenta un recorrido del 13%.

Leer más…

 

 

Fuente: El Economista

Ir al contenido