El IPC general desciende a la tasa más baja desde enero de 2022.
La inflación de los servicios, mirada con lupa por el BCE, sube dos décimas.
La inflación vuelve a subir este mes en España por los carburantes.

La subida de los precios en los 20 países del euro continúa, en líneas generales, perdiendo fuerza. Así lo muestran los primeros datos de la inflación de julio publicados por Eurostat este lunes. En concreto, el índice de precios al consumo (IPC) ha bajado al 5,3% interanual, dos décimas menos que el mes anterior y en línea con lo esperado por los analistas. Se trata de la tasa más baja desde enero del año pasado, esto es, desde antes de que comenzara la guerra en Ucrania (que desató un rápido encarecimiento de los precios energéticos y de la cesta de la compra en general en todo el Viejo Continente).

Sin embargo, el IPC subyacente (que excluye los precios de la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco por ser más volátiles) se ha mantenido en el 5,5% interanual en el séptimo mes del año, nivel al que escaló en junio. Los expertos esperaban que su relajara una décima al 5,4%. El máximo de la serie histórica del organismo estadístico de la Unión Europea se encuentra en el 5,7%, registrado en marzo pasado.

La inflación subyacente (más difícil de combatir) vuelve a ser superior al IPC general, algo que no sucedía desde febrero de 2021.

Leer más…

Fuente: El Economista.

Ir al contenido