El empleo aumentó un 0,9%, acelerándose una décima respecto al 2º trimestre.

El producto interior bruto (PIB) de la zona euro registró en el tercer trimestre del año una expansión del 2,2%, en línea con el dato del segundo trimestre, que ha sido revisado una décima al alza, según la última estimación publicada por Eurostat. Este crecimiento causado principalmente por el repunte del consumo privado está motivado por «los vientos a favor de la reapertura de las economías y el regreso de los consumidores a actividades de servicios anteriormente restringidas», explican desde Oxford Economics.

Para el conjunto de la Unión Europea (UE), el crecimiento del PIB estimado por Eurostat en el tercer trimestre de 2021 se situó en el 2,1%, igual que entre abril y junio, mientras que la ocupación creció un 0,9%, frente al 0,8% registrado en el segundo trimestre.

En comparación con el tercer trimestre de 2020, el PIB de la zona euro creció un 3,9%, mientras que el de los Veintisiete se expandió un 4,1%. De su lado, la ocupación un 2,1% anual en ambos casos.

De esta manera, el alza del consumo de los hogares, del 4,1 % explica la mayor parte de la expansión registrada entre julio y septiembre de este año, empujada también por un leve incremento del gasto público (del 0,3%) y por el mayor crecimiento de las exportaciones frente a las importaciones. Por contra, la inversión o formación bruta de capital fijo se contrajo un 0,9% en la eurozona y un 0,6% en la Unión Europea.

El crecimiento del PIB de la eurozona en el tercer trimestre contrasta con la evolución del ciclo en Estados Unidos, donde la expansión del PIB se frenó sustancialmente entre julio y septiembre, con un crecimiento del 0,5% en comparación con el 1,6% del segundo trimestre y el 1,5% de los tres primeros meses de 2021.

Por su parte, la economía española, con un crecimiento del PIB en el tercer trimestre del 2% respecto del segundo, volvió a mantener una evolución trimestral peor que la media de la zona euro, como ha sucedido en cada trimestre de 2021.

Leer más…

 

Fuente: El Economista

Ir al contenido