La inflación subyacente se sitúa 2,9 puntos por encima del índice general.
El precio de los alimentos avanza un 12%, casi un punto menos que en abril.
De abril a mayo (0,0%) los precios no han mostrado variación alguna.

La inflación retrocedió nueve décimas en mayo hasta el 3,2% interanual. El Índice de Precios de Consumo (IPC) toca su menor nivel desde julio de 2021 mientras el indicador subyacente cedió medio punto, hasta el 6,1%, y anota su cota más baja desde julio de 2022. El avance del precio de los alimentos se suma también a la tendencia descendente tras recortar nueve décimas hasta el 12%, mínimos de un año.

Los datos definitivos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirman los avanzados a finales de mes y suponen la vuelta a los descensos después del repunte de abril, el mayo en un año.

Desde el Ministerio de Asuntos Económicos apuntan a que «la inflación de los alimentos ha continuado descendiendo en mayo casi un punto gracias a la bajada de los precios de productos básicos como leche, queso, huevos o pescado». Y es que, la caída de los precios en el quinto mes del año se debió principalmente al abaratamiento de los carburantes y de los alimentos mencionados. Pan y cereales también influyeron de manera negativa porque se mantuvieron estables frente al crecimiento del año pasado.

El rally del azúcar casi dobla las abultadas subidas de los alimentos.

En datos de Estadística, desde mayo de 2022 el producto que más ha encarecido la cesta de la compra es el azúcar (+46,3%) seguido, de lejos, por la mantequilla (+25,2%), el aceite de oliva (+24,7%), la leche entera (+24,3%), las patatas (+23,6%), la carne de porcino (+16,1%), las legumbres y hortalizas frescas y otros preparados alimenticios (+15,8% en ambos casos), y cereales y derivados (+15,5%).

Por debajo del 15%, destaca también el encarecimiento del agua mineral, refrescos y zumos (+14,6%), los productos lácteos (+14,5%), los huevos (+13,2%), los preparados de legumbres y hortalizas (+12,8%), otras carnes (+11,9%), aceites y grasas (+11,6%) y las bebidas alcohólicas (+10,4%).

Como contrapeso, lo que más se ha abaratado este año ha sido el transporte combinado de pasajeros (-47,7%) seguido de la electricidad (-34,9%), otros aceites (-32,6%), los combustibles líquidos (-27,1%) y el transporte de pasajeros en autobús (-24,9%).

Leer más…

Fuente: El Economista

Ir al contenido