Aunque todavía faltan unos meses para el inicio de la campaña de la renta, que suele ser a principios de abril, es importante recordar que este próximo 31 de diciembre finaliza el periodo impositivo del IRPF.

Por eso, antes de acabar el año conviene tener claro cómo nos pueden afectar en la declaración de la renta las operaciones que hayamos realizado en 2021 con criptomonedas o NFT, ya que cada vez son más los inversores que eligen estos activos financieros.

Las criptomonedas como el bitcoin, por poner el ejemplo más representativo, son monedas virtuales que constituyen un medio de pago. Sin embargo, la gran mayoría de usuarios las utilizan como forma de inversión, en lugar de como un medio de pago digital, lo que tiene efectos en el IRPF.

Más de 4 millones de españoles invierten en criptomonedas.

Alrededor de 4,4 millones de españoles (un 11,2% del total) han invertido o invierten en criptomonedas, pese al desconocimiento general sobre la supervisión y la fiscalidad a la que están sometidas, según refleja el ‘III Informe sobre conocimiento y hábitos de fintech’ de Asufin, que incorpora por primera vez un apartado dedicado a la inversión en criptos. El 70,6% ha invertido más de 1.000 euros y más de una cuarta parte de los que invierten han superado los 6.000 euros de inversión.

Sin embargo, existe un desconocimiento importante sobre las implicaciones fiscales de estos instrumentos, pues un 41,4% piensa que no tendrá que pagar ningún tipo de impuesto por lo que gane con sus criptoactivos y un 28,4% reconoce que no sabe si debe incluirlo o no en su declaración de la renta.

¿Cómo se declaran las criptomonedas en la declaración de la renta?

Los inversores que hayan apostado por las criptomonedas y las hayan vendido durante este año posteriormente deben incluir sus operaciones en la declaración de la renta, ya que tributan de la misma forma que cualquier otra ganancia patrimonial.

Leer más…

 

Fuente: El Economista

Ir al contenido