El alza de precios sacude la recuperación.

Las políticas expansivas y el ‘shock’ en la oferta amenazan con más inflación.
El crecimiento pierde tracción y hay dudas de si podrá absorber la escalada.
Los analistas alertan de una subida de precios por encima del PIB real.

Es la nueva incógnita. El alza de precios -que cada mes marca máximos no vistos en más de diez años en occidente- ha entrado con mucho ruido en la ecuación de la recuperación económica internacional. La inflación, que parece no tener techo por el momento, inquieta ya a los gobiernos, los bancos centrales y los analistas. ¿Ha despertado ya esta escalada de precios al monstruo de la estanflación?

Esta palabra supone el estancamiento económico, el aumento del desempleo y una inflación galopante. El cóctel que todos temen. La situación ha provocado ya reacciones en el seno del Banco Central Europeo (BCE), que está ahora dividido sobre la conveniencia de comenzar a replegar sus estímulos monetarios antes de que sea demasiado tarde. La asimetría de la recuperación entre los socios europeos no lo pone fácil. Mientras las economías más dependientes del turismo y de sectores que conllevan mayor contacto social -entre ellas, España- aún muestran secuelas importantes, el resto está ya en la vía de la recuperación.

La incertidumbre sobre la recuperación mantiene el miedo a replegar los estímulos.

Pese a las voces de los halcones de los bancos centrales, que piden comenzar con la retirada, la incertidumbre sobre la recuperación mantiene el miedo a replegar los estímulos. Todo ello en un momento en el que hay un fuerte shock por parte de la oferta. Este cúmulo de estímulos -monetarios y fiscales-, de recuperación vigorosa y de oferta limitada amenaza con derivar en una inflación muy superior al crecimiento real del PIB. Un fenómeno del que varios analistas alertaron de su posibilidad en el medio plazo. Sin embargo, el célebre economista Nouriel Roubini, profesor de la Universidad de Nueva York, cree que ya está adelantándose en Estados Unidos.

La inflación está en máximos de la década. La eurozona firma un 3%, el conjunto de la OCDE un 4,2%, y en Estados Unidos, de donde proceden las mayores señales de alarma, llega al 5,4%. El debate entre los analistas está ahora en si estas cifras continuarán en el tiempo y si el crecimiento del PIB podrá absorber este alza de precios.

La inflación podría mantenerse por un tiempo por encima del 5%, mientras que el crecimiento de la economía podría haber tocado techo. Ese es el principal temor. Hasta hace poco, los economistas habían puesto el foco más en los riesgos a medio plazo. Ahora ya se atreven a argumentar que la estanflación -aunque leve- ya está en marcha. Los precios están aumentando en las economías avanzadas, y el crecimiento se está desacelerando drásticamente, a pesar de los estímulos monetarios, crediticios y fiscales masivos.

Leer más…

 

Fuente: El Economista

Ir al contenido