A fin de beneficiar a las empresas ante la situación económica creada por la pandemia de la COVID-19, la UE establece a través de esta Recomendación un enfoque coordinado para el tratamiento de las pérdidas sufridas por las empresas en los ejercicios fiscales de 2020 y 2021, promoviendo que los Estados miembros permitan que las empresas soliciten de inmediato y sin necesidad de esperar hasta el final del ejercicio el traslado a ejercicios anteriores de las pérdidas que consideren que vayan a sufrir en el ejercicio de 2021.

Medida motivada por los efectos de la pandemia en la salud de las empresas.

Para las empresas golpeadas por la crisis económica provocada por la COVID-19, la medida de trasladar las pérdidas a ejercicios posteriores no resulta demasiado útil para aportar una ayuda inmediata a sus necesidades financieras, ya que el contribuyente solo obtendrá el beneficio de la liquidez cuando vuelvan a ser rentables y tengan que pagar impuestos.

En cambio, la traslación de las pérdidas a ejercicios pasados ofrece la ventaja de centrar el beneficio en las empresas que fueron rentables en los años anteriores a la pandemia, aplicándose el principio de apoyar de forma preferente a las empresas sanas.

Leer más…

 

Fuente: CISS Wolters Kluwer

Ir al contenido